sábado, 22 de septiembre de 2012

4 Consejos Básicos para Elegir un Cachorro de Exposición

Uno de los principales problemas con que se encuentran tanto los criadores noveles como los particulares que desean comprar un cachorro es la selección del mismo entre toda la camada o al menos entre las varias posibilidades que se nos presentan.

En este escrito intentaré aportar mi experiencia al respecto y así poder orientar a ambos de cara a ese crítico momento.Comenzaré con la selección de un Cachorro de Exposición por ser ésta la decisión más compleja por las diversas consideraciones a tener en cuenta:
Cachorro Husky Siberiano Nariz de Nieve
Cachorro Husky Siberiano Nariz de Nieve
  1. En lo referente a la tipología del cachorro, obviamente dependerá de la raza en cuestión, por lo que es fundamental tener un conocimiento claro del estándar de la raza y tener referencias visuales del mismo en perros de alto nivel, es decir, haber observado ejemplares de la máxima calidad preocupándonos de asimilar sus proporciones, angulaciones, rasgos faciales, volumen de hueso, altura de pata, etc. También es muy importante no dejarnos impresionar por los “títulos” de dichos ejemplares (en muchas ocasiones los jueces all rounder premian a perros espectaculares de razas en las que no son especialistas en lugar de a los perros de más calidad según el estándar de la raza) y compararlos con el estándar para así hacernos una idea real y propia de sus virtudes y defectos y tener así una mayor información a la hora de elegir los cachorros. 
  2. La edad ideal para seleccionar el cachorro es una auténtica “lucha” entre los diferentes criadores, pero la idea más generalizada y que a priori da mejores resultados es la de seleccionar los cachorros durante la octava semana de vida. En ese momento los cachorros muestran las proporciones, angulaciones e impronta de movimiento que alcanzarán en su edad adulta. Antes no podremos valorar su movimiento y a partir de ese momento muchos cachorros empiezan a “descolocarse” y ponerse feos, pero son etapas de desarrollo que nos pueden inducir a error si seleccionamos los cachorros en ese momento. Eso sí, hay que tener en cuenta que según la línea de sangre del cachorro, el final de su desarrollo y por tanto el momento en que se mostrará similar a como se presentaba a las 8 semanas, puede variar de los dos a los cinco años aproximadamente, por lo que la paciencia es fundamental antes de aseverar que nos hemos equivocado. 
  3. En lo referente al temperamento y actitud del cachorro tenemos que buscar fundamentalmente la “chispa” (lo que los anglosajones denominan “sound”), es decir, debemos seleccionar primero el tipo y demás cualidades físicas y después entre los cachorros que presentan las adecuadas debemos seleccionar el que más atento y alegre se muestre, no el más dominante (hay quien piensa que los perros más dominantes se muestran más “chulos” en el ring ). 
  4. Existe también un dilema entre seleccionar lo que nosotros consideramos correcto y lo que más posibilidades puede tener en los rings en ese momento y lugar. Esa es una decisión muy particular pero es importante tener en cuenta que marcará el futuro de nuestra crianza.

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario